Congregación Padres Escolapios | RETIRO DE LA FRATERNIDAD CASA DE RETIRO SAN JOSE DE CALASANZ MALLOCO3 Y 4 DE SEPTIEMBRE DE 2021
17107
post-template-default,single,single-post,postid-17107,single-format-standard,ajax_fade,page_not_loaded,,qode_grid_1400,side_area_uncovered_from_content,qode-content-sidebar-responsive,qode-theme-ver-14.1,qode-theme-bridge,wpb-js-composer js-comp-ver-5.4.7,vc_responsive

RETIRO DE LA FRATERNIDAD CASA DE RETIRO SAN JOSE DE CALASANZ MALLOCO3 Y 4 DE SEPTIEMBRE DE 2021

RETIRO DE LA FRATERNIDAD CASA DE RETIRO SAN JOSE DE CALASANZ MALLOCO3 Y 4 DE SEPTIEMBRE DE 2021

RETIRO DE LA FRATERNIDAD

CASA DE RETIRO SAN JOSE DE CALASANZ

MALLOCO3 Y 4 DE SEPTIEMBRE DE 2021

3 y 4 de septiembre. Para muchos una fecha más de un fin de semana cualquiera de 2021. Sin embargo, para 18 personas era una fecha muy anhelada. Para estas 18 personas implicaba la concreción de una actividad largamente esperada: poder asistir de modo presencial a un retiro espiritual. Y un retiro espiritual muy especial, ya que estaba destinado a los miembros de la Fraternidad y Opción a la Fraternidad de Santiago de Chile.

La llegada a la casa de retiro ya fue un momento para hacer una necesaria pausa introspectiva, pues los llamados “tacos” de la carretera (o embotellamientos), nos hacían avizorar que no era la prisa ni la ansiedad lo que nos tenía que embargar, sino la calma, el recogimiento y la paz que entrega de por sí la casa de retiro (Malloco) y las actividades que allí realizaríamos.

Este retiro, que giró en torno a la llamada del Señor, la capacidad y opción de respuesta y el compromiso hacia la vocación cristiana, nos puso de cara a nuestra vocación y particularmente de la vocación a compartir el carisma escolapio en la Fraternidad, para luego volcarla al entorno que nos toca vivir a cada cual.

En ese fin de semana vivimos oración, liturgia, la maravillosa posibilidad de asistir a la Cena del Señor, hubo cantos, testimonios de fe y de experiencias edificantes, también juegos y actividades de sana distensión. Pero, sobre todo, hubo un compartir fraterno, donde laicos y religiosos nos unimos con un corazón único, que hace sentir aquello que se aspira y que se vive con otros, que es ser hermanos en Cristo, hermanos en San José de Calasanz.

Concluido el retiro, nos llevamos la felicidad del encuentro entre hermanos y hermanas, las alegrías compartidas, la Fe reavivada y fortalecida en Comunidad. También un fortalecimiento para profundizar cada vez más acerca de nuestro Carisma al que hemos sido llamados. También nos llevamos el desafío enorme, pero lleno de trascendencia de decir “Sí, hágase en mi tu voluntad…” que a modo de madre y maestra, la Virgen María nos enseñó a responder ante el llamado del Señor, pues esa respuesta nos trae la gran Gracia Divina de la felicidad profunda y duradera de ser fieles al sueño que Dios tuvo para cada uno de nosotros.

El retorno, como si fuese una forma de mostrarnos lo cosechado en el retiro, fue fluido, sin tacos, pero sin prisas. Es como si una levedad serena nos preparara para retornar con presteza al día a día, a nuestra humilde, pero importante misión de la vida cotidiana, una vez renovados en nuestro corazón y espíritu.

Finalmente, la Fraternidad Escolapia es una realidad, una realidad que se vive con sencillez, con naturalidad, como una familia y ciertamente con la alegría que embarga a quienes se reúnen en nombre del Señor: con Él presente, porque, como nos prometió, “cuando dos o más se reúnen en mi nombre, allí estaré yo entre ustedes…” y sí, estuvo con nosotros. Nuestro corazón lo supo y latió como un solo cuerpo agradeciendo al Señor su generosa bondad para con todos nosotros.

Dios quiera que más cristianos reciban este llamado, para mayor gloria de Dios y felicidad de cada uno de los que se sumen a este hermoso compromiso de Fe.

Oscar Torres Carrasco

No Comments

Sorry, the comment form is closed at this time.

Hispano Americano 1917 - 2017 100 Años